Muchos de nosotros nos sentimos jóvenes y fuertes. Sin embargo, de manera realista, no todos tenemos una edad juvenil. Por el contrario, muchos de nuestros lectores son personas que pasan 40 años. Con esto no estamos diciendo que una persona de 40 años o más es un anciano. ¡De lo contrario! Una persona que tiene 40 años todavía es joven y fuerte. Sin embargo, debemos admitir que a esa edad las cosas no son lo mismo que cuando teníamos 20 años Las rodillas son una de las más complejas articulaciones del cuerpo y las más propensas a lesiones.

¿Por qué? La culpable puede ser el diseño de la rodilla. A diferencia de la articulación de la cadera, que es una articulación profundamente amortiguada, la articulación de la rodilla está más expuesta por lo que resulta más vulnerable.

Si el dolor de rodilla es el resultado del uso excesivo, la falta de uso o algún problema relacionado a las articulaciones, puedes utilizar las estrategias y remedios caseros en la siguiente sección para mejorar y mantener la salud de los las rodillas y, si padeces de dolor, para ayudar a aliviar el dolor de rodillas y acelerar la cicatrización.

La Sal de Epsom contiene sulfato de magnesio, que es realmente una sustancia maravillosa para aliviar el dolor de rodilla. El sulfato de magnesio es un mineral natural que se ha utilizado para obtener alivio del dolor durante años, es decir, debido a sus altos niveles demagnesio.

Llena un recipiente grande con agua tibia y agrega ½ taza de sal de Epsom. Revuélvela y luego deberás sumergir la rodilla en el líquido. Si encuentras complicado sumergir las rodillas en un recipiente, trata de tomar un baño con sales de Epsom. Puedes emplear una bañera llena de agua tibia y agregar 2 tazas de sal de Epsom. Remoja durante 15 minutos (por lo menos) tus rodillas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *